Reapertura de bares y escuelas: el termómetro social y económico de la desescalada por el coronavirus