El Palacio de Hielo de Madrid, una gran morgue, el escenario más sobrecogedor de la pandemia