El transporte público plantea un serio reto en la desescalada