El Gobierno insiste: para que se abra el sector turístico habrá que garantizar la máxima seguridad