La quinta ola sigue aminorando en España pero sin perder ojo a la presión hospitalaria