La vulnerabilidad de los mayores ante la COVID-19 pone el foco en las residencias ante el repunte de casos