El Gobierno confía en la gestión que las instituciones catalanas harán de los presos independentistas