El abuelo rayador de Vigo ataca de nuevo, ahora con palillos