Lo importante a la hora de adelgazar no son los kilos, sino algo más sencillo