Murió con 40 años de un infarto una semana después de vacunarse, pero AstraZeneca no tuvo la culpa