La violencia contra los menores aumentó durante los meses de confinamiento: 2.800 casos graves