El conductor del autobús siniestrado en Avilés pudo sufrir un desvanecimiento