Así fueron los cuatro días de huida de Bernardo Montoya