Brunéi empieza a castigar la homosexualidad y el adulterio con la muerte por lapidación