Los médicos, convencidos de que el ensayo con células madre ayudará a Bruno, Mariana y otros niños como ellos