Conviven con el cadáver de su madre y abuela escondido bajo un colchón de plástico y cartones