Bernardo Montoya, un preso modelo remunerado en la cárcel y un monstruo fuera de ella