El presunto asesino de Romina se fue a un club de alterne antes de deshacerse de su cadáver