Dedican un cortometraje a Herman, el anciano con alzhéimer que creía que los aplausos desde los balcones eran para él