El presunto asesino de Adeje ni siquiera preguntó por su hijo cuando fue detenido