Los detenidos por el asesinato de Samuel en A Coruña aseguran que no fue una agresión homófoba