¿Tiene el diésel los días contados en el sector automolístico?