Los guardias civiles en el País Vasco, marcados aún por el terror sembrado por ETA