La disolución de ETA, escenificada en un acto sin mención a sus crímenes y con reproches al Gobierno