Las familias retenidas en Ucrania comienzan a inscribir a sus hijos