La Generalitat acusa a la planta química de no haber seguido el protocolo y provocar el caos