El Gobierno balear se centra ahora en quienes estuvieron en contacto con el paciente de Son Espases