Un guardia civil fuera de servicio y su perra Xena hallaron el cuerpo de Blanca Fernández Ochoa