Blanca Fernández Ochoa, la deportista que logró lo imposible