La vida de los halógenos se apaga