Los taxistas paralizan el corazón de las grandes capitales del país en otro día de protestas