El incendio de Gran Canaria avanza sin control, las llamas ya han arrasado 1.000 hectáreas