Las tormentas dejan imágenes de coches y calles desbordadas en la meseta peninsular