Llegar al centro de Madrid, “una odisea” por las placas de hielo y la nieve