Un vigilante fuera de servicio evita que tres jóvenes quemen vivo a un sintecho en Barcelona