Los padres de Julen, juntos en el dolor, no pierden la esperanza