Los mejores, llegados desde Asturias y Suecia, se encargan del rescate de Julen en Málaga