Julia, de 74 años, desvalijada por la familia a la que acogió a cambio de cuidarla: se llevaron hasta las bombillas