La macabra sonrisa del Rey del Cachopo durante su detención