Alberto Gómez, el joven adicto, maltratador y despiadado, al que sus vecinos veían normal