El parricida caníbal de Madrid y otros monstruos que nos helaron la sangre