La víctima de la Manada de Sabadell no declara por depresión y ansiedad