Pedro, el menor de 17 años víctima de la ola de calor, falleció tras ayudar en la siega de la finca familiar