De meterse en problemas en clase por dibujar a decorar las paredes de un restaurante: la historia de Joe