Ninguna de las mujeres asesinadas en 2019 denunció a su pareja: la pregunta es por qué