Condenado el líder de una secta que como al ganado marcaba a fuego a sus seguidoras