El padre de Julen se destrozó las manos al intentar evitar que su hijo se hundiera en el pozo