La paradoja de la desescalada en El Cuervo: cambiar de provincia al cruzar la calle