La presunta parricida de las niñas de Gerona preparaba la fiesta de cumpleaños de su hija mayor antes del crimen