El parricida de Oza, culpable de asesinar a su hijo a palazos